CTE acoge a ciudadanos sentenciados a servicio comunitario y educación vial.

Carlos Díaz Guerrero asiste una vez por semana a la Unidad de Educación Vial de la Comisión de Tránsito del Ecuador (CTE) para cumplir con parte de su sentencia de 30 días de capacitación en materia de seguridad vial integral, sanción dictada por un juez dentro de un proceso por accidente de tránsito que generó la lesiones a un adulto mayor.

Mientras cuenta lo sucedido, Carlos intenta contener sus lágrimas, pero no lo logra, pues en algo más de 30 años de conductor profesional de buses nunca había tenido un incidente de tránsito. Lo marcó el trauma del siniestro y el proceso judicial que ocurrió en 2019. “Estoy agradecido con Dios por estar aquí instruyéndome y colaborando con la educación vial y no en la cárcel”, acotó.

Al respecto, el Coronel Ángel Jaramillo, jefe de la Unidad de Educación Vial, indicó que las sentencias que llegan desde los juzgados se las aplican a quienes ocasionaron accidentes de tránsito o condujeron en estado de embriaguez. Ellos cumplen servicios comunitarios, capacitación sobre seguridad vial, entre otros temas.

De acuerdo a los registros de la CTE, desde el 2019 hasta el 2022 se han receptado 485 sentencias, de las cuales 289 se cumplieron y 51 se encuentran en proceso, acogiéndose a la flexibilidad de horarios que incluyen los fines de semana y que no interrumpen sus jornadas laborales; mientras que 145 sentenciados no asistieron. En ambos casos se reporta al juez competente para que continúe con los procedimientos de ley.

Para Jaramillo este servicio comunitario permite que los sentenciados recapaciten en sus acciones, mejoren ellos y repliquen sus conocimientos con familiares y amigos, siendo ejemplo para otras tantas personas que los ven trabajar en las vías en activaciones de educación vial, o en planteles educativos u otros espacios agendados.

Gracias a ti, por sumarte a la cultura vial.

Comisión de Tránsito del Ecuador